Política de no discriminación 2018

En reconocimiento de sus obligaciones legales y morales, la Comisión de Arizona para Sordos y Personas con Problemas de Audición se compromete por la presente con una política de no discriminación de la siguiente manera:

La Comisión de Arizona para Sordos y Personas con Problemas de Audición está comprometida a mantener un ambiente de trabajo justo y respetuoso, libre de discriminación o acoso. El objetivo de la ACDHH es evitar que ocurra discriminación o acoso y proporcionar un medio para presentar y resolver quejas.

El Procedimiento de Queja de Igualdad de Oportunidades puede ser utilizado por cualquier miembro de nuestro personal que crea que él o ella ha sido discriminado o acosado por motivos de raza, color, religión, sexo, orientación sexual, incluida la condición de transgénero o expresión de género, origen nacional o estado de ciudadanía, edad, discapacidad o condición de veterano. Las quejas de discriminación sexual alegando discriminación basada en el estado civil, embarazo o estado de los padres también pueden presentarse a través de este procedimiento.

Estos procedimientos proporcionan un mecanismo para que el personal presente quejas y para la investigación y resolución de dichas quejas. La ACDHH es responsable de proporcionar un entorno libre de discriminación y acoso, ya sea que el personal elija o no presentar una queja utilizando estos procedimientos.

Información general

¿Quién puede presentar una denuncia? Cualquier empleado que tenga una inquietud acerca de la discriminación o el acoso debe comunicarse con el Administrador de Igualdad de Oportunidades de la Agencia, tan pronto como sea posible después del presunto incidente. Cualquier persona puede traer información o una inquietud sobre discriminación o acoso al Administrador de Igualdad de Oportunidades. Una queja confidencial puede ser iniciada por cualquier miembro del personal de la Agencia que sienta que ha sufrido discriminación o acoso, o por cualquier persona con conocimiento de un incidente. Cuando el denunciante no es la persona que puede haber sufrido discriminación o acoso, la capacidad de la agencia para investigar y resolver la situación puede depender de la voluntad de esa persona para participar en la investigación.

Confidencialidad

Las investigaciones se llevarán a cabo de la manera más confidencial posible para proteger la privacidad y los derechos al debido proceso tanto del demandante como del individuo acusado. La consulta y la participación de otros miembros del personal, supervisores y otros se limitarán estrictamente a aquellos que puedan tener información sobre el presunto incidente, que necesiten saber que se ha presentado una queja o cuyas responsabilidades laborales incluyan cuestiones de igualdad de oportunidades. Se recomienda encarecidamente a todos los involucrados en un proceso de queja que no discutan información sobre la queja dentro de la agencia para proteger su privacidad, la privacidad de los demás y la efectividad del proceso. El denunciante y la persona acusada pueden discutir el asunto con la familia y otras personas fuera de la agencia, según sea necesario, para recibir apoyo y orientación, y pueden obtener ayuda de los profesionales de asesoramiento de ADOA.

Responsabilidad del supervisor

Si un supervisor se da cuenta de una inquietud por discriminación o acoso con respecto al comportamiento del personal, el supervisor debe consultar con el Administrador de Igualdad de Oportunidades de la Agencia. El Administrador de Igualdad de Oportunidades de la Agencia y el supervisor discutirán la situación y juntos decidirán cómo proceder.

Límites de tiempo

Las personas responsables de este proceso intentarán seriamente cumplir con todos los plazos, pero el no hacerlo no impedirá que el proceso continúe. Las fechas límite en este procedimiento están destinadas a servir como límites externos para que ocurran las acciones. En interés de todos los interesados, todos los asuntos deben manejarse lo más rápidamente posible. Todos los plazos se refieren a días naturales.

Represalias

Las represalias contra cualquier persona que presente una queja por discriminación o acoso o que esté involucrado en un proceso de queja es ilegal y constituye una violación grave de la política de ACDHH.